jueves, 18 de diciembre de 2014

El Futurisme i Marinetti. Tot un cas.


Marinetti, empescant-se'n una



Quina altra cosa se'ls hi podia ocòrrer als futuristes, i sobretot a F.T. Marinetti, després de 20 anys de donar la murga amb les seves proclames i manifestos per a canviar l'art modern i la vida dels italians? 

Marinetti vist per Depero




Quina altra cosa podrien sacsejar després d'haver proclamat la mort dels museus i del passat i d'haver-se confessat amants selvàtics de l'electricitat, del rum-rum de la maquinaria industrial, de la velocitat dels automòvils i les motocicletes? 



Paraules en llibertat, destrucció de la sintaxi



D'haver assassinat la sintaxi i alliberat les paraules, d'haver revolucionat la tipografia i el concepte de llibre, d'haver elevat el soroll a categoria musical, de convertir la pintura en un fantàstic llenç de línees en fuga i de plasmació de la llum en moviment? 


Balla, retratant l'esdevenir amb pintura


Els intonarumori de Russolo

D'haver baixat a empentes l'escultura del seu pedestal i convertit la matèria en una sorprenent plasmació del canvi i l'esdevenir? De convertir la fotografia en un camp d'experimentació i de fragmentació i reconstrucció de la realitat? 


Composició fotogràfica d'Ivo Panaggi



De convertir el teatre en alguna cosa que s'assembla moltíssim a les nostres moderníssimes performances?D'haver sembrat la publicitat de dissenys espectaculars que encara ara perduren?

Disseny de Depero per a Campari



D'haver convertit les seves aparicions en violentes performances que acabaven sovint a base de pantuflades; d'obrir el camí al terrorisme cultural que després seguirien dadaistes, surrealistes, ultraistes i demés patuleia?


Primeres vetllades futuristes: temor i temblor


D'haver contribuit a la formació de les Camises Negres de Mussolini i d'apostar per la guerra com a única higiene del món i de llençar-se als braços de la revolució feixista -inclús després d'aquest prendre el poder i convertir-se en un règim conservador que li feia el joc a la burgesia lliberal-?

Mussolini i Marinetti a Roma. Marchaaaaando!

I en fi, d'haver proclamat el canvi total i la renovació de l'art i la vida -confonent l'una amb l'altra-, de proposar noves modes, noves joguines, nous comportaments sexuals, establint un mètode d'interpretació del món en clau futurista.... què més se'n podia esperar?

Moda futurista

Doncs ni més ni menys que un llibre de cuina que canviés per a sempre els hàbits alimentaris dels italians, esborrar la pasta cuita i convertir els àpats en un esdeveniment poètic. Fer de la cuina un acte fantàstic, una experiència meravellosa que sovint franquejava el territori del deliri. La cuina futurista, amb els seu manifest, les seves receptes i menús, es va publicar l'any 1930, de mà de Marinetti i Fillià, i com no podia ser d'altra manera va provocar un terrabastall de dimensions considerables. No sabem si qualificar-les de tràgiques o còmiques, però.

Menú del restaurant Santopalato, seu dels experiments culinaris futuristes

Amb un Marinetti apalancat en el poder, en aquells moments era membre de la -en altres moments odiada-  Acadèmia Italiana i Secretari del Escriptors Feixistes, aquest llibre ens ha deixat patidifusos. I és que, com entendre tota la producció futurista, que bascula perillosament entre la genialitat i la facècia més absoluta? No va ser el seu propòsit final esdevenir un clatellot impostat a les consciències de l'home modern? No ho sabem pas... com tampoc ho tenia clar aquest periodista, que va escriure una crònica sobre un dels banquets futuristes. No té desperdici:

El aerobanquete futurista de Chiavari  
El comendador Tapparelli organizó admirablemente en Chiavari, el 22 de noviembre de 1931, una jornada futurista en la cual se inauguró una muestra de arte futurista, tuvo lugar el Circuito de Poesía (en el que triunfó el poeta triestino Sanzin) y una conferencia de F.T. Marinetti sobre "el Futurismo mundial". Más de 300 personas participaron del gran aerobanquete celebrado en el Hotel Negrino: se hallaban presentes las principales autoridades de la ciudad y de la provincia.
Todos los periódicos ligures dedicaron largos artículos al acontecimiento, amén del Corriere della Sera y muchos otros diarios italianos. Transcribimos aquí los puntos esenciales del gracioso escrito de un redactor del Corriere Mercantile:
"El plato fuerte de la jornada —plato fuerte al menos para el periodista ávido de divagaciones y deseoso de motivos para los llamados paréntesis de colores— fue indudablemente el 'primer aerobanquete futurista', una especie de orgía carneplástica que se desató en los salones del Hotel Negrino y que sometió a dura prueba los estómagos de al menos trescientos invitados."
Cada vianda fue escrupulosamente ejecutada por el célebre cocinero milanés Bulgheroni, venido especialmente a Chiavari para violentar con sus salsas y guisados la maciza puerta clausurada de los ravioles y de la pastasciutta.

Los dátiles-sorpresa
El banquete, en medio de la más viva expectación de los presentes —muchos de los cuales sentían en sus cavidades gástricas un cierto temblor que no era del todo imputable al apetito sino a cierto razonable temor— comenzó con un Timbal de iniciación: una especie de antipasto tal vez demasiado poético para ser apreciado como debiera por el estómago que, como todo el mundo sabe, es un tosco materialista. Estaba compuesto, este timbal, de cabeza de ternera flotando, infeliz y desconcertada, en medio de una profusión de ananás, nueces y dátiles: dátiles que se mostraron, al accionar de los dientes, cargados de una sorpresa casi pantagruélica: en efecto, estaban cuidadosamente rellenos de anchoas: es así como de esta inocente cabecita, de estos ananás y de estos frutos africanos complicados con pescado, surgió una especie de budín que dejó a todos los esófagos atascados de admiración.
Pasamos entonces, con arrojo garibaldino, a un Decolapaladar; nombre que designaba a un caldo de naturaleza extravagante, compuesto por partes casi iguales de jugo de carne, champaña y licores varios. En la mezcla, que para los iniciados debe tener extraordinarias virtudes aperitivas, nadaban, vagos y frágiles, pródigos pétalos de rosas. Ubicados frente a tal obra maestra de lírica caldística, los convidados valientemente tentaron el experimento de la deglución; pero más de uno, con evidente bajeza, renunció a llevarlo a término y sólo se limitó a extraer de la escudilla un pétalo de rosa, secarlo con la servilleta y guardarlo en la cartera como recuerdo del banquete y a modo de testimonio de un hecho para narrar, más tarde, a los nietos.
El tercer plato fue Buey en carlinga, o sea misteriosísimas albóndigas sobre cuya composición no es bonito indagar e indagar no beneficia, posadas sobre aeroplanos de miga de pan. Bellos los aeroplanos, menos bellas las albóndigas. De cualquier modo este plato se contó entre los más apreciados por ser el que dio a muchos de los comensales la opción de saciar el hambre al menos con el pan, que nunca como ahora había aparecido como un alimento precioso y divino.
Entonces aparecieron los camareros con grandes fuentes llevando Servobandadillas de pradera consistente en un amasijo discretamente diabólico donde tajadas de remolacha y gajos de naranja se aliaban en tropel con aceite y vinagre y pizcas de sal.
Muchos de los comensales tenían ya, para ese entonces, su aparato digestivo en condiciones no del todo normales, de manera que no se les puede censurar si no supieron reprimir un instintivo gesto de terror cuando apareció la bandeja portando el "alimento conclusivo". Manjar que se ufanaba de un nombre a todas luces dinámico: Electricidades atmosféricas confitadas. Estas caras e inolvidables "electricidades" tenían la forma de multicolores jabones de tocador de falso mármol, conteniendo en su interior una pasta dulzona formada con ingredientes que sólo sería posible precisar tras un paciente análisis químico. Debemos confesar, por escrúpulo periodístico, que sólo una ínfima parte de los invitados osó llevar estos jabones a la boca: de aquellos que se atrevieron no se conoce, por desgracia, los nombres. Decimos por desgracia porque semejante puñado de héroes merecería verse, por lo menos, eternizado en una lápida de bronce.
Llegamos así al Amaraje digestivo: amaraje que no todos alcanzaron a cumplir dado que muchos ya habían zozobrado al momento del despegue. Entonces se puso de pie para hablar Marinetti quien, con una elocuencia admirable que brotaba espontánea cual si no hubiese probado bocado, arremetió en una encendida requisitoria contra la infamia de la pastasciutta y el oprobio de los ravioles, exaltando, en contraste, los alimentos futuristas y en particular los dátiles anfibios de los cuales se había podido efectuar al inicio del banquete una inolvidable degustación.
Sentado Marinetti, de un salto el poeta Farfa comenzó a declamar con ímpetu aviatorio un himno casi pindárico titulado Tuberías.


 Usted es un Colectivo, amb Anki Toner, Pere Sousa, Oriol Luna, Sebastià Jovani i Roger Atrofe, abordarem les proclames i manifestos d'aquests personatges sense tenir clar on situar-los. Però tenint en ment aquestes línees que Eugeni d'Ors va escriure en motiu de la visita de Marinetti a Barcelona l'any 1928 (vint anys després del primer manifest futurista):


"... el llamado futurismo conserva el característico sabor de aquel momento del siglo XX, en que se esperaba tanto de las motocicletas. Futurismo y motocicleta se parecen mucho, desde luego, en lo de la complicación, en lo de cierta plebeyez, en el mediocre rendimiento relativamente al gran ruido y en lo de la detonación continuada."




Russolo, Carrà, Marinetti, Boccioni i Severini buscant brega
  








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada